Bravas y crepes sin gluten

singlutenporfavor_rayuela

La Rayuela

 ¿Elegir un plato? ¡Los elijo todos!

 

Volvía a Valencia y no podía marcharme de allí sin antes ir, por recomendación de Dany, a La Rayuela. Ya había intentado ir anteriormente, pero había ido a la hora de comer y me lo encontré cerrado. Solo abren por las tardes y noches.

Aunque era entre semana, llamé un día antes para reservar y avisar de que uno de los comensales era celíaco. La terraza, es como muchas otras, de sillas de plástico. Pero en el interior puedes encontrarte mesas altas y mesas bajas. Todas ellas de madera que hacían de él, un sitio muy acogedor y bonito.

Mientras decidíamos qué pedir, nos trajeron un tercio de Alhambra – para mi amiga no celíaca – y para mí un tercio de cerveza sin gluten de la marca Mongozo. La había visto en fotos en diferentes redes sociales, pero nunca la había probado. Me gustó bastante, aunque es de sabor más suave que la cerveza Ambar o Daura.

singlutenporfavor_rayuela_mongozo

Cerveza Mongozo

Como no sabíamos que elegir, llegué a un acuerdo con mi amiga. Pedir varias tapas sin gluten para compartir y así probar más platos. Para empezar, pedimos patatas bravas con ajo y aceite y nuestra salsa y hummus de garbanzo ecológico.

Quise pedir las patatas bravas, porque había leído porque estaban especialmente buenas. Además, las salsas que utilizaban eran distintas a las habituales, lo que las hacía tan especiales. Quien las definió así, no se equivocaba lo más mínimo. No, no son como las patatas bravas “típicas”, sino que son 1.000 veces mejores. ¡Me encantaron! Pero no solamente me gustaron a mí. Durante toda la cena – mientras atacábamos a otros platos – mi amiga no paraba de repetirme: “Nacho, estas patatas estaban buenísimas, las mejores bravas que he probado“.

singlutenporfavor_rayuela_bravas

Patatas bravas con ajo y aceite y salsa

El hummus es un plato que me gusta bastante y que en casa no suelo comer, por eso suelo pedirlo cuando como fuera. La pinta del plato era impresionate. Además de unos cuantos trozos de tortitas similares a las mejicanas, nos trajeron cuatro rebanadas de pan de molde, marca Schär. Al igual que nos había pasado con las bravas, fue probar el hummus y decir “es el mejor hummus que he probado“. No se pueden comparar ambos platos, y si se hiciera, diría que las bravas son mejores. Pero este hummus estaba realmente delicioso.

singlutenporfavor_rayuela_hummus

Hummus de garbanzo ecológico

Viendo el tino que habíamos tenido con los dos primeros, y puesto que aún teníamos hambre, pedimos una brocheta de solomillo de cerdo, cebolla y pimiento en salsa chimichurry. Cuando nos trajeron el plato, vi que eso no era una brocheta, sino una súper-brocheta, ¡era enorme! Pero, lo que tenía de grande lo tenía de deliciosa.

singlutenporfavor_rayuela_brocheta

Brocheta de solomillo de cerdo, cebolla y pimiento en salsa chimichurry

Estábamos a punto de reventar, pero, no podíamos irnos de allí sin probar su especialidad, los crêpes. Tocaba ya el postre, así que elegimos los dos que ofrecen: el crepe de nutella y el crepe de azucar moreno y canela. Obviamente también a compartir. Yo empecé con el crepe de azucar moreno y canela y si todo me había gustado, esto me había encantado; espectacular e increíbles son dos adjetivos que podrían definir perfectamente este crepe.

Mientras yo moría de gusto comiéndomelo, mi amiga parecía estar en el paraíso degustando el de nutella. Cuando nos habíamos comido la mitad cada uno, nos cambiamos los platos, y me esperé observando a que ella pegara el primer bocado. Con los ojos como platos y una cara de alucine me dijo: “Nacho, sabes que las bravas me han encantado, pero este crepe lo supera todo“.

singlutenporfavor_rayuela_crepes

Crepes de azucar moreno y canela y de nutella

Felices habiendo disfrutado de una gran cena. Y por un precio más que razonable (esos 5 platos, 2 tercios cada uno y 1 botella de agua por menos de 20€/persona) salimos de La Rayuela. Creo que poco más puedo decir de este sitio: Me encantó e indudablemente, lo recomiendo.


2 Comments

  1. […] ocupaba casi toda la mesa. ¡Vaya dos señoras brochetas! No tan grande como la que me pusieron en La Rayuela, pero sí considerablemente más grande que las que te suelen poner en otros sitios. Además, […]

  2. […] ← Bravas y crêpes 16 julio, 2014 · 11:01 ↓ Ir a los Comentarios […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.