Compartiendo raciones y brochetas sin gluten en Valencia

Y de nuevo, Valencia, esta vez La Martingala

 

Casi por tercera semana consecutiva, subía a Valencia de nuevo. Esta vez, quien me sacaba a cenar por ahí fue mi excompañero de piso. Le di una lista de unos 5 o 6 establecimientos para que eligiera él uno, y eligió La Martingala.

Está situada en la misma Plaza de Honduras, una zona con bastante ambiente, sobre todo universitario. El local es más bien pequeño, con 5 o 6 mesas en su interior y otras tantas en su terraza.Tienen carta para celíacos – fue ese el motivo por el que fuimos. También tienen cerveza sin gluten, aunque yo preferí pedir vino blanco. Cuando teníamos claro qué pedir – 2 raciones a compartir y un montadito cada uno – la camarera nos aconsejó que pidiéramos tan solo un plato para compartir y que en vez de los montaditos pidiéramos las brochetas. Así que le hicimos caso. Pedimos un provolone al horno sobre lecho de tomate natura y una bandeja de 2 brochetas de solomillo de cerdo al coñac con pimiento y cebolla sobre salsa de romero, patatas fritas y huevo frito.

martingala-pan-singlutenporfavor

A la vez que el delicioso plato de provolone, nos sacaron dos platitos con pan, uno de pan glutanero para é. Y luego otro con el pan sin gluten para mí. Que no sé dónde lo comprarán, pero estaba francamente bueno.

Provolone al horno

Provolone al horno

Cuando llegó la bandeja de brochetas, tuvimos que comernos rápidamente lo que quedaba de provolone, pues ésta ocupaba casi toda la mesa. ¡Vaya dos señoras brochetas! No tan grande como la que me pusieron en La Rayuela, pero sí considerablemente más grande que las que te suelen poner en otros sitios. Además, traía un buen acompañamiento, una generosa ración de patatas fritas y un huevo frito.

Brochetas de cerdo con huevo frito y patatas fritas

Brochetas de cerdo con huevo frito y patatas fritas

Para redondear la cena, pedimos postre. Él se pidió la “tarta de la abuela” que no pude probar, pues llevaba gluten pero que tenía muy buena pinta, y yo me pedí bolas de helado de leche preparada.

Helado de leche preparada

Helado de leche preparada

Después de una agradable cena, llegó la cuenta – aunque se hizo de rogar – y con ella, una buena sorpresa. Habíamos cenado bien, pero no para pagar casi 25€/persona. Al mirar más detalladamente la cuenta nos dimos cuenta de que si las copas de vino hubieran tenido un precio más razonable, no nos hubieran cobrado el pan y hubiéramos compartido el postre – o no hubiéramos pedido, el precio habría sido más razonable.

Aún con estas pegas, no es un mal sitio para ir a cenar. Además, si eres amante de los mojitos, preparan de: melón, fresa, violetas…

2 Comments

  1. superceliaca dice:

    Con el vino y los postres siempre la clavan!
    Muy buena pinta todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.