Paseando por el Albaycín

singlutenporfavor_elpozo

El Pozo

Tapitas y sol en el Albaycín

 

Después de habernos pegado un buen paseo por el barrio del Albaycín, decidimos parar a comer por allí cerca antes de seguir con nuestra ruta turística. No muy lejos de la estatua del famoso Chorrohumo encontramos el restaurante El Pozo.  El Pozo tiene un patio exterior, muy agradable para disfrutar del sol invernal. En verano mantiene el frescor gracias a las plantas y a la distribución de la terraza.  La decoración interior, que conserva los elementos arquitectónicos típicos del Albaycín como son la madera y el ladrillo viejo. Creando un ambiente cálido y acogedor.

Con la primera ronda, cerveza para ella y sangría para mí – ya que no tienen cerveza apta para celíacos, nos trajeron un plato con jamón, queso y patatas fritas. De los platos que ofrecían, nosotros nos decantamos por las habitas con jamón y una ración de lomo con pisto. Con la segunda ronda, una tapa de lomo adobado, el mío sin pan.

singlutenporfavor_pozo_jamonyqueso (2)

Plato de queso con jamón y patatas

singlutenporfavor_pozo_lomoadobado

Tapa de lomo adobado

El queso y el jamón eran bastante normalitos y no destacaban demasiado. Por otro lado, las habitas con jamón nos supieron deliciosas, aunque el plato estrella fue la ración de lomo con pisto. Tanto , que nos planteamos repetir.

singlutenporfavor_pozo_habitas (2)

Habitas baby con jamón

singlutenporfavor_pozo_lomoconpisto

Lomo con pisto

Preguntamos si tenían algún postre que yo pudiera tomar pero, lamentablemente no tenían nada que no llevara gluten, salvo fruta. Así que nos despedimos de allí con una grata sonrisa y con el estómago bien lleno. Ahora tocaba seguir visitando la ciudad.

El hecho de poder comer en un patio típico de la zona con el buen día que hacía, hizo que disfrutáramos aún más de la comida. La mujer que nos atendió tenía muy claro qué podía comer y que no. Hay muchos sitios donde el camarero no tiene muy claro qué lleva cada plato. Así que comimos con tranquilidad de saber que no había nada contaminado; y además, por un precio bastante reducido. No hay nada negativo que decir del local, salvo que estaría bien que ofrecieran cerveza apta para celíacos. Al igual que algún postre, que nosotros pudiéramos comer también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *