Quesos, ibéricos y patés en Zaragoza

singlutenporfavor_estudios

Carta Estudios

A falta de cerveza, que corra el vino

 

Este fin de semana pasado estuve en Zaragoza visitando a unos amigos. Los mismos que me llevaron a cenar un día a La Miga. Iba también con mi novia Lucía, quien no había estado nunca en Zaragoza. Así que aprovechamos para dar una vuelta y ver parte de la ciudad. Estuvimos andando por el Paso de Independencia, vimos la Catedral del Salvador y entramos en La Basílica de Nuestra Señora del Pilar.

Después del paseo y de tener que correr para protegernos de la lluvia, buscamos dónde ir a tomar una cerveza y picar algo. Utilizando la aplicación Cervezas sin gluten de Ricardo, vimos que justo al lado de dónde habíamos aparcado había un bar que estaba marcado como que además de cerveza, tenían algo de comida. Uno de mis amigos me comentó que Estudios – así es como se llama el local – ofrecían quesos e ibéricos. Una cervecita sin gluten y un poco de jamón no era mal plan.

Así que allí fuimos, y nuestra cara de decepción fue poca cuando me dijeron que no tenían cerveza apta para celíacos. Aún así decidí no cambiar de lugar, les pedí una copa de vino y pedimos unas “tablas” avisando que por favor el pan nos lo pusieran a parte para que pudiera comer el queso y el jamón. Nos sentamos en una mesa y al poco nos trajeron una tabla con 4 tipos de queso y una de patés untados en pan. Obviamente yo de los patés no iba a comer. O eso pensaba. Porque al momento me trajo el camarero un platito con pan sin gluten y una ración entera de paté que acababan de abrir para mí para asegurarse de así no había contaminación alguna.

singlutenporfavor_estudios_tablas

Tablas de queso, jamón e ibéricos

Además de todo ese queso y ese paté – que era sólo para mí – nos trajeron otra tabla con jamón, cecina, chorizo, salchichón y otros embutidos. Me dijeron que también eran aptos así que no tenía problema alguno en comerlos.

singlutenporfavor_estudios_pate

Ración de paté con pan sin gluten

Habíamos ido con la intención de tomarnos unas cervezas y poco más. Y al final me fui sin cerveza pero muy buen cenados. Además, a un precio razonable para todo lo que comimos. Tenía una amplia lista de sitios pendientes donde cenar en Zaragoza. Y acabé cenando en uno completamente desconocido y tan contento. Tanto para cenar como para ir a tomar una “picaeta” es un buen sitio.


3 Comments

  1. […] marzo estuve visitando a unos amigos en Zaragoza como ya os conté, y además de tomar ibéricos y vinos, también me llevaron a un sitio a cenar del cual salí encantado. Conocía Jalos de oídas y […]

  2. Ricardo dice:

    Cómo mola poder tomarse una cervecita con amigos y un buen jamoncito, queso..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *