La Trattoria sin gluten, Lisboa

Sin gluten en Lisboa

Justo en mayo se destacaba Badajoz como la ciudad más al oeste que había ido para que un mes más tarde Lisboa le quitara el título. Como viene siendo costumbre, en junio me voy de congreso por diferentes partes de Europa (Creta, Alicante…) y este año nos tocó Lisboa. Llegué un día antes que el resto, así que pude investigar un poco sobre diferentes restaurantes aptos.

El elegido para esa noche fue La Trattoria, que aunque estaba a unos 5 km de donde estaba alojado, los hice andando para conocerme la ciudad. Me costó encontrarlo porque está algo escondido; y aunque me costó casi 1 hora llegar me valió la pena.

Como en la gran totalidad de restaurantes portugueses, te ponen un aperitivo couvert – que posteriormente te lo cobrarán. No obstante, puedes rechazarlo sin ningún problema. Yo ya había avisado que era celíaco así que el aperitivo estaba adaptado a mis necesidades. Unos crackers salados, unas aceitunas negras y una salsa que no logré identificar.

couvert-trattoria-singlutenporfavor

Iba yo solo, así que tras ese pequeño tentempié pasé directamente al primer plato. No tienen pizzas, pero sí diferentes tipos de ensaldas, carnes, pescados, risottos y pastas. Yo me decanté por el plato de Tagliatelle pancetta e uovo, que realmente eran espaguetis con panceta, tomates cherry y huevo escalfado. Cuando leí el plato – en portugués – no me lo esperaba así.  Y he de ser sincero que la pinta en la foto tampoco es demasiado buena, pero admito que me sorprendió mucho cuando la probé.

tagliatelle-pancetta-trattoria-singlutenporfavor

De postre solamente tenían una opción, así que no me costó mucho elegir. Pannacota de nata con coulis de frutos silvestres. Que tenía un ritmo muy bailongo y que estaba bastante buena.

¡Mira qué ritmo tenía la panacota que me comí ayer! ¡Riquísima! #singlutenporfavor

Un vídeo publicado por Un Celíaco Más (@singlutenporfavor) el

La cena fue muy rápida y me sentí algo ‘raro’, pues la mayoría de las mesas eran parejas o parejas de amigos. Pero el trato de los camareros fue genial, y se notaba que conocían el tema y que estaban preparados para atender a celíacos. Si alguna vez vuelvo con Lucía, será un gran sitio al que ir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *