Los nacidos en verano tienen un mayor riesgo de padecer celiaquía

¿Verdad o mentira?

 

Hace unos meses leímos la noticia de que el mes en el que nacías podía influenciar en el riesgo a ser celíaco. Los titulares de esta noticia los pude leer a través de las redes sociales, y posteriormente ya pude leer algo más en la revista Muy Interesante. Recuerdo que en su momento levantó opiniones de todo tipo, y la mayoría poco favorables. Así que ahora que he podido, he querido dedicarle algo de tiempo a este tema.

En este artículo comentan que en la Universidad de Umea (Suecia) se había hecho un estudio cuya conclusión era: “el mes de nacimiento y la zona en la que se nace están vinculadas a un aumento del riesgo de la enfermedad desde la infancia hasta la adolescencia.” Los niños/as nacidos en primavera-verano tenían una mayor probabilidad de desarrollar celiaquía que aquellos nacidos en otoño-invierno. No voy a entrar a opinar el artículo publicado en esta revista sino que he querido ir a la raíz de esa publicación y he estado buscando sobre las investigaciones que se han hecho al respecto. Investigaciones que han intentado buscar una relación entre la fecha de nacimiento y el riesgo a desarrollar la celiaquía.

El artículo científico al que hacen mención se titula Season and region of birth as risk factors for coeliac disease a key to the aetiology? y se publicó en agosto de 2016. Este mismo grupo de investigación sueco, ya había sacado otro artículo en 2002 titulado Children born in the summer have increased risk for coeliac disease en el que ya se preveía lo que posteriormente volvieron a confirmar. Pero este tema no ha preocupado únicamente a los suecos, sino que tanto en EEUU como en Italia también se han hecho estudios al respecto. Así que mi idea para hoy era contaros un poco lo que hay descrito en estos cuatro artículos.

En Suecia, estos estudios comenzaron porque en a mediados de los años 80 la incidencia – nº de diagnósticos/año – se había triplicado con respecto a años anteriores. Este aumento en el nº de celíacos diagnosticado duró 10 años, y a partir de 1995 el nº de diagnósticos de celiaquía – en niños – volvió a los valores normales. Esto suscitó la idea de que había algún factor medioambiental que había favorecido dicho incremento; ya que las técnicas y criterios de diagnóstico no habían cambiado.

Entre todos los estudios se ha recogido información de niños/as que han nacido desde 1973 hasta 2010. Se intentó buscar la relación entre la fecha de nacimiento, género, edad del diagnóstico y riesgo a desarrollar la enfermedad. Los resultados de los estudios, aunque diferentes, siguen todos una misma tendencia.

Suecia 2002

  • En niños/as menores de 2 años la incidencia de celiaquía fue mayor en los nacidos en primavera-verano
  • En niños/as entre 2-15 años la época del año no afectaba en el riesgo de desarrollar celiaquía
  • El riesgo a desarrollar celiaquía si has nacido en primavera-verano afecta igual a niños y niñas

Suecia 2016

  • Los niños/as nacidos en el sur de Suecia tienen mayor riesgo de desarrollar celiaquía que los nacidos en el norte
  • Los niños/as menores de 2 años tienen mayor probabilidad de desarrollar la celiaquía si han nacido en primavera
  • Los niños/as entre 2-15 años tienen mayor probabilidad de desarrollar celiaquía si han nacido en verano u otoño

EEUU 2013

  • El riesgo de desarrollar celiaquía si has nacido en primavera es mayor es mayor en niños < 15 años pero no en niñas
  • En personas > 15 años el efecto de la estacionalidad no afecta tanto
  • Hay más diagnósticos en niños/as < 15 años


Italia 2015

  • Nacer en verano aumenta el riesgo de desarrollar la celiaquía en niñas < 10 años pero no en niños
  • No se ve esa tendencia en < 2 años
  • En julio nacen mayor nº de celíacos que en el resto de los meses

Como ya he adelantado antes, los resultados son algo diferentes – aunque también lo son las poblaciones -, pero todos apuntan a una misma dirección. La estación en la que naces podría influir en el – futuro – desarrollo de la celiaquía. A esta conclusión llegan los 4 estudios que os he mencionado. Una de las posibles causas a la que achacan dicho resultado es que los niños nacidos en veranos fueron gestados durante el invierno. Época en la que las infecciones son más frecuentes y éstas, a través de la madre, podrían ‘alterar’ el sistema inmune del bebé. Ya que sí que se ha demostrado relación entre ciertas infecciones virales – rotavirus, adenovirus, virus influenza – y la patogenicidad de la celiaquía. Además, al menos en Suecia, a los 6 meses tras el nacimiento al niño se le retira la lactancia materna y empieza a introducírsele el gluten en la dieta. La introducción de este alérgeno junto con la retirada de la leche materna – la cual ayuda a la modulación y maduración del sistema inmune del bebé – podrían favorecer también el desarrollo temprano de la celiaquía.

Por supuesto que éstas son hipótesis que aún no han sido contrastadas. Al igual que tampoco está nada claro el papel de la vitamina D en la aparición de la enfermedad. Es mucho lo que desconocemos de la celiaquía, pero día a día nos acercamos un poco más a su entendimiento. Yo cuando leí por primera vez la noticia no me la creí nada – y más viendo de dónde venía. Es por ello que he querido indagar un poco más a fondo.

Ahora sí que creo que el nacer en una época del año u otra pueda afectar al riesgo de padecer celiaquía o no. No por el hecho de que sea un mes u otro sino por los factores medioambientales que ello conlleva. Además de que no sería la primera enfermedad autoinmune en la que ocurriría este fenómeno. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Os lo creéis u os parece un cuento chino?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *