Bartolomea

¿Habéis estado alguna vez en Sevilla? Qué ciudad más preciosa.
Cuando aún vivíamos en Madrid, hicimos una escapadita al sur porque teníamos muchas ganas de conocerla. Y la verdad es que nos fascinó.

Plaza de España en Sevilla

La ciudad estaba a rebosar de gente. Afortunadamente nos hizo un tiempo fantástico, a pesar de ir a principios de diciembre, por lo que pudimos disfrutar muchísimo.

En lo que respecta a sitios dónde comer, no tuvimos problemas en encontrar varias alternativas. Hoy vamos a hablaros de Bartolomea, un restaurante pequeño pero muy coqueto, que se encuentra en pleno centro de Sevilla, muy próximo a la plaza de toros de la Maestranza.

La carta que tienen es muy variada, así como su carta de vinos. Y si tienes dudas sobre qué elegir, tienes la posibilidad de escoger un plato en forma de tapa o ración, para que así podáis compartir varios y picotear.

Pero nosotros estábamos hambrientos. Así que teníamos claro que cada uno pediría un plato principal y para compartir una ensalada.

Aunque Nacho no es muy amigo de la lechuga, sí que le gusta mucho la rúcula. Así que la decisión fue sencilla, una Ensalada de rúcula, berenjena encurtida, tomate seco y parmesano.

Ensalada de rúcula, berenjena, tomate seco y parmesano.

Una ensalada muy sencilla, pero muy rica. La verdad es que nos gustó mucho.
De ahí pasamos a los platos principales, y como ya viene siendo costumbre desde hace tiempo, ambos sin gluten.

Lucía se decantó por un Risotto de Idiazabal y setas. La verdad es que fue un poco «temeraria» porque hay ciertos tipos de quesos que no le gustan demasiado… pero acertó 100%. Un plato exquisito. Y aunque pueda parecer un plato pequeño, es un plato que sacia por la consistencia de los ingredientes.

Risotto de Idiazabal y setas

Nacho por su parte, pidió un Solomillo de ternera a la brasa con patatas caseras. Un plato más tradicional pero el tanto el trozo de solomillo como las patatas estaban espectaculares. Así que fue también un gran acierto.

Solomillo de ternera a la brasa con patatas caseras

Como os decíamos, fuimos hace ya tiempo, así que probablemente hayan variado algunos de los platos. Pero recordamos comer muy bien. Los productos eran de calidad, los platos estaban muy bien presentados y en la carta habían opciones muy diversas y creativas.

Para nosotros fue un buen sitio para comer, con un precio marcado por la calidad de los productos, pero tampoco desorbitado y con unas tapas y platos diferentes a lo que puedes encontrar en cualquier otro restaurante. Si volvemos a Sevilla, seguro que volvemos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!