De mal en peor

Hace una semana os comenté que había ido a la prueba del menú para la cena de gala del congreso que estábamos organizando. Este catering, Maestral, no sólo se encargaba de la cena, sino también de la comida del miércoles y del jueves, así como de las pausas-café de la mañana y tarde para ambos días.

Las pausas-café fueron un acierto, pusieron bollería suficiente para todos los asistentes pero no se olvidaron de los celíacos. Para nosotros tenían preparados un gran plato con diferentes dulces, pero las comidas dejaron mucho que desear.

Se les había repetido incesantemente que había 7 celíacos, 30 vegetarianos, así como alérgicos al pescado y frutos secos.

El primer día, me acerqué al jefe del catering y le pregunté si había un menú especial para celíacos, y me dijo que no, pero que podía comer de todos los entrantes que no tuvieran pan, porque esos eran aptos, así como el arroz, ya que no tenía ningún ingrediente con gluten, que incluso se habían fijado en el colorante. Quedé sorprendido y agradado porque parecía que lo tenían todo super controlado.

Esa misma tarde se me acercó una chica y me dijo que no había podido comer nada en la comida. Era celíaca pero también vegetariana,no había habido ni un solo entrante que pudiera comer, ni siquiera el arroz ya que era de carne. Cuando fui a comentarlo con mis compañeros, a alguno de ellos también se le había acercado más asistentes con el mismo problema, que al ser vegetarianos no habían podido probar bocado en toda la comida. Habíamos especificado que había MUCHOS vegetarianos y que tanto en las comidas como en la cena se les tenía que tener en cuenta, así que el cabreo y la bronca no fue pequeña.

Al día siguiente, con el fin de arreglarlo tuvieron la idea de hacer un menú para todos y luego un menú especial para celíacos, vegetarianos y alérgicos al pescado. Este menú constaba de un plato de ensalada, un vasito de gazpacho andaluz y un plato de arroz de verduras.

Y me pregunto yo… ¿y los entrantes que repetían del día anterior ya no puedo tomármelos? ¿y los filetes de carne que no llevan ni salsa? Me parece tomar la opción fácil, para no pillarse los dedos, no se cortan ni las uñas. Si los vegetarianos salieron indignados el día anterior, yo salí indignadísimo; más aún cuanado estábamos pagando 27€/persona/día. Yo creo que por ese dinero podían haberse esmerado un poco a la hora del etiquetado de los platos.

Después de los desastres en las dos comidas queríamos confiar en que para la cena no aparecerían más problemas. El menú que nos pusieron es el mismo que os comenté en el anterior post. De los 4 entrantes que habíamos pedido, no vi ni uno. Aunque fui preguntando y había gente que sí que comió alguno. Repartieron pocos  y durante muy poco tiempo.

El primer plato, era la ensalada de jamón de pato, virutas de foie, langostinos, nueces, piñones y bacon – las milhojas las descartamos. Dado que había gente que era alérgica a los frutos secos y muchos musulmanes – que no comen cerdo-, solicitamos que la ensalada no tuviera ni piñones ni bacon, pero poco caso nos hicieron. Pero eso no fue lo único decepcionante de este primer plato; el tamaño de la ensalada no era ni la mitad que el otro -perdonad pero he perdido la foto de este plato-; además, como ya sabéis, no soy devoto de las ensaladas y esta sí me había gustado, incluso más que las milhojas. Pero la que probé aquel día y la que nos pusieron en la cena, no tenía nada que ver: insulsa, sin gracia…

El lomo de lubina fue el plato más parecido al de la prueba de gala. El tamaño del lomo era parecido, y el sabor también, aunque las chirlas estaban contadas con los dedos de las manos.

El último plato, era el plato estrella, el Solomillo ya fuera con el foie o con el queso de cabra y membrillo. Sin embargo, el plato pasó de estrella a estrellado. En vez de 3 dedos y medio de solomillo, éste apenas medía medio dedo de alto. El foie con el que venía era más grande que el propio solomillo, y la gente que pudo compararlo me dijo que no tenía nada que ver, que este foie sabía a gelatina y que de foie sólo tenía el nombre.

Y viendo la organización que llevaban, sería lógico que mi plato no llegara a la primera. Es más, hubieron 3 intentos fallidos antes de que me pusieran el plato correcto en la mesa. Las dos primeras veces, rechacé el plato porque me pusieron el mismo que al resto, y tras repetir una y otra vez que mi plato era diferente, vino el meître a hablar conmigo.

Le expliqué que era celíaco, y antes de terminar la frase me dijo que no había problema, que lo que no era apto era la salsa, así que me traerían el solomillo con el foie pero sin la salsa. Le comenté que cuando fui a la prueba del menú no me habían explicado si era la salsa o el propio foie lo que no podía tomar, por lo que me habían aconsejado el de queso y membrillo. Sin embargo, si él estaba seguro de que era la salsa, que adelante. Me miró con cara de: «Realmente no tengo ni idea, tan solo repito lo que me han dicho«. Pero en vez de decir lo que pensaba me dijo que sí, que era mejor ponerme el queso y membrillo y no arriesgar. Vamos lo que llevaba pidiendo desde hacía más de 10 minutos.

Pero en vez de traerme mi solomillo con queso de cabra y membrillo, ¡¡¡me trajeron uno que llevaba el dichoso foie!!! Nada más tocar el plato en la mesa y sin tiempo a abrir la boca llegó el meître corriendo y me quitó el plato, excusándose y asegurándome que él mismo me traería mi plato. Así que por fin, cuando llegó mi plato, la gente ya había acabado de comérselo.

Como ya he dicho, el trozo de solomillo era ínfimo, pero tengo que reconocer que estaba espectacular, al igual que el que habíamos probado.

singlutenporfavor_gala_solomillo

Solomillo con queso de cabra y membrillo

Ahora era el turno del postre, para mí, fruta, ya lo sabía, así que no esperaba sorpresa alguna – ingenuo de mí-. Mientras repartían los postres al resto, una camarera se me acercó y me dijo: «Perdona, los celíacos podéis comer de este postre, ¿verdad?«. Era un postre de chocolate y bizcocho hecho por Torreblanca. Mi cara fue de asombro total, ¿CÓMO? ¿QUÉ TENGO QUE SABER YO LO QUE PUEDO COMER Y NO LO SABES TÚ?

Mi caso es especial porque yo había probado el menú, pero… ¿qué pasa con el resto de celíacos? ¿Tienen que saberlo también? Era la gota que colmaba el vaso y enmarcaba una desastrosa actuación, pero en vez de estallar y llamarles ineptos y otros sinónimos, me invadió una paz interior – supongo que esa esa sensación cuando lo das ya todo por vencido- y le sonreí y con buenas palabras le dije que no, que a nosotros nos tocaba fruta.

singlutenporfavor_gala_fruta

Postre celíaco: fruta

¿Qué queréis que os diga? Habíamos contratado con esta empresa de catering los almuerzos y meriendas, las comidas y la cena de gala – que rondaba los 85€/persona – y habíamos insistido fervientemente en que había una gran proporción de vegetarianos, celíacos, intolerantes a la lactosa y otras alergias – que especificamos-. Sin embargo, solo demostraron que no estaban preparados ni para dar de comer a tanta gente, y mucho menos si habían algunos de ellos con requerimientos especiales.

Sinceramente me he sentido estafado, timado y tengo la sensación que se han reído de mí en mi propia cara. No puedo recomendar a nadie este catering para ningún tipo de evento.

5 Comments

  1. […] el congreso europeo más importante en el ámbito de la farmacometría, el año pasado fue en Alicante y lo organizamos desde mi universidad, pero este año tocaba en […]

  2. Es realmente lamentable la falta de seriedad, de profesionalidad, de empatía, de conocimiento y de trato al cliente.

    Luego se echaran las nanos a la cabeza cuando no pierdan los clientes.

    Abrazos

    • unceliacomas dice:

      Desde mi punto de vista fue un completo desastre y un timo en toda regla. Si hubiera dependido de mí, el follón que les monto aparece incluso en las noticias, jajajaja.

      Pero sí, es una pena enorme que un restaurante con tanto nombre demuestre una inaptitud (e ineptitud) como la que demostraron.

  3. glutoniana dice:

    Uff hoy no le doy al me gusta.

    Así lo primero que se me viene a la cabeza es falta de organización y planificación.

    No sé qué decir más por qué hay tantos errores que cometieron… Supongo que ya has hablado con ellos sobre el tema y las cosas que has apuntado, deberían tenerlas en cuenta si van a ofrecer en el futuro cosas para celíacos, vegetarianos, etc…

    Así rápido también diría que por lo que cuentas y la advertencias que tuviste que hacer, que yo no comería allí ni loca. Un error, despiste lo puede tener cualquier persona pero varios y seguidos dan miedo.

    • unceliacomas dice:

      Sí, hubo un poco falta de todo, organización, planificación, conciencia, aprendizaje (de los camareros)…

      Personalmente no me han dejado hablar con ellos, más que nada porque sabían que si me dejan hablar con ellos los pondría a caer de un burro. Fue mi jefa la que concertó con ellos el menú y la que ha hablado con ellos.

      Yo no tenía otra que atreverme a cenar y que pasara lo que pasara, estábamos en el castillo de Alicante y no había más comida cerca. Cierto es que yo no me puse malo, y de momento no hemos recibido críticas del resto de celíacos, por lo que supongo que ninguno pasó mala noche.

      Pero vamos, como he dicho, jamás recomendaría este sitio a nadie, al menos para celebrar eventos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!