Comiendo sin gluten en Kult Bar

Por fin probamos Kult Bar

Después de muchos meses intentando ir, al fin puedo decir que he probado Kult Bar. Trabajan con productos naturales y ofrecen opciones sin gluten. Y desde que abrieron quería ir a conocerlos pero nunca surgía la ocasión. Y no será porque no estén cerca de casa.

Fuimos 4 a comer, y aunque nos pedimos el menú del día, además pedimos unos entrantes a compartir. De los entrantes no recuerdo muy bien si había mucha opción sin gluten o no, porque todos teníamos muy claro lo que pedir. Pedimos un plato de hummus con zanahoria y un plato de tzatziki de remolacha con nachos..

El hummus estaba bueno, no era de los mejores que habíamos probado pero se dejaba comer muy bien.

Hummus con zanahoria

A mí me sorprendió el tzatziki. He probado varias veces la receta original y es una salsa que nos encanta. Pero era la primera vez que degustaba el tzatziki de remolacha y nos encantó a todos. A todo esto hay que añadirle que el plato original de la carta lleva plátano frito, pero me comentaron que no estaban seguros de si contenía trazas o no, ya que es uno de los pocos productos que no elaboran allí. Así que la alternativa fueron los nachos, que sí eran sin gluten, lo que sin duda es un punto a favor para el restaurante.

Salsa tzatziki de remolacha con nachos

En el menú de día los primeros eran únicamente ensaladas. Así que tuve que hacer el esfuerzo y elegir una: ensalada con ventresca, requesón y cebolla roja. Y eso fue lo que me comí junto con un par de hojas de lechuga. El resto de la ensalada la dejé. No es que estuviera mala, es simplemente que las ensaladas no son lo mío, ya lo sabéis.

Ensalada con ventresca, requesón y cebolla roja

Como plato principal, lo tenía clarísimo: Hamburguesa con queso, bacon, cebolla roja y pepinillos. Me la sirvieron preparada en plato y a parte el pan, recien sacado del horno.

Hamburguesa con queso, bacon, cebolla roja y pepinillos.

Y es que me comentaron que no podían asegurarme la no contaminación dentro del horno, por lo que hornean el pan en la bolsa y lo sacan así. Así que partí el pan y monté la hamburguesa lo mejor que pude.

Para rematar la comida únicamente faltaba el postre. A pesar de tener una única opción, estaba más que contento: Yogur natural con manzana, nueces y miel.

Me encantó por fin conocer Kult Bar aunque solo pude probar una pequeña porción de la carta. Además, ésta va cambiando cada ciertos meses ya que trabajan con productos de temporada. Así que estoy deseando volver a Alicante para poder sentarme de nuevo en una de sus mesas y probar nuevos platos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!