Guadalest y Restaurante Mora

singlutenporfavor-mora-huevos

Huevos rotos

Castillo y comida

 

Para el puente de la Inmaculada bajamos a Alicante unos días. Así que aprovechamos uno de los días para irme con mi hermana y mi prima a visitar algún pueblo de la zona; y el escogido fue Guadalest, conocido por su castillo. Además, se dio la casualidad que el novio de mi hermana conocía a alguien de allí que nos recomendara dónde comer. Yo, igualmente había investigado por mi cuenta y también tenía alguna recomendación. Nada más llegar a Guadalest, y antes de empezar nuestra visita turística, me acerqué a Mora – restaurante que nos habían recomendado – y pregunté. Me contaron que no había problemas, que gran parte del menú era adaptable y que tenían sartenes y utensilios aparte para que no hubiera problemas de contaminación cruzada. Así que allí hicimos la reserva.

Nos hizo un día de perros, nublado y con una lluvia intermitente que no nos permitió disfrutar del precioso paisaje que nos ofrece este encantador pueblo de montaña. Después de habernos pateado el pueblo – siempre con el permiso de la lluvia – volvimos a Mora a comer.

singlutenporfavor-mora-guadalest

Comedor

Nos sacaron la carta y me explicaron qué platos podía comer. Pedimos para el centro huevos revueltos con bacon para compartir y luego ya cada uno nos pedimos nuestro plato. Los huevos se hicieron de esperar, y nos explicaron que el motivo era que para que fueran aptos tenían que utilizar todos los utensilios limpios y eso les había llevado un tiempo. Pero ese tiempo esperado valió la pena, pues los huevos rotos estaban muy buenos.

singlutenporfavor-mora-huevos

Huevos rotos

De los platos principales, yo pedí un entrecot a la brasa, Lucía se pidió pasta – con gluten – y el resto se pidieron olleta, un plato típico de la zona, no apto para celíacos ya que lleva trigo entre sus ingredientes. A mí me encantó el entrecot, poco hecho – como a mí me gusta – y la carne era súper tierna y sabrosa. Pero fui el único que se quedó contento con su plato. A Lucía no le gustó la salsa de la pasta y la olleta – un plato que hemos comido en mi familia de siempre – tampoco gustó entre los comensales.

singlutenporfavor-mora-entrecot

Entrecot

Nadie se animó a pedir postre salvo yo. Me trajeron el único postre apto, una especie de panacota con salsa de frutos rojos. También estaba buena.

singlutenporfavor-mora-postre

Panacota

Así que la experiencia en este sitio fue muy diferente entre los comensales. Salimos a 20€ por cabeza, y yo comí unos huevos rotos bastante buenos y un entrecot muy jugoso. Pero de 6 que éramos, solamente 1 salió contento. No sé si porque quizá soy menos exigente que el resto o simplemente tuve suerte al elegir. Lo malo de ir de turismo a pueblos tan pequeños es que no tienes mucho donde elegir y tienes que quedarte con lo que hay o no comer allí. Yo comí tranquilo y seguro, y eso es lo importante. Que te guste más o menos ese tipo de comida creo que dependerá ya de la persona.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!