Donde da la vuelta el viento

Tras mis últimas entradas de Alicante, vuelvo a Madrid para hablaros sobre Donde da la vuelta el viento. Curioso nombre para una taberna situada en el barrio madrileño de lavapiés. Conocimos este sitio gracias a la recomendación de Lorena, las cuáles siempre son buenas.

Al avisar que era celíaco nos dijeron todo lo que podía comer de la carta – que no era poco. Así que aprovechamos que había bastante variedad, para pedir diferentes platos aptos y que yo pudiera comer de todo.

Empezamos por un carpaccio de ternera y unos huevos rotos con bacon. Tanto los huevos como el carpaccio estaban muy buenos. Y entre lo ricos que estaban y el hambre con el que veníamos, no hubo tiempo de sacarla una foto a los huevos.

singlutenporfavor-dondelavuelta-carpaccio

Carpaccio

También pedimos nachos con guacamole. Ambos comprados en grandes superficies. A mí me gustan, pero ese plato tal cual lo puedo hacer en casa, así que me esperaba algo más.

singlutenporfavor-dondelavuelta-nachos

Nacho con guacamole

Y por último, llegó lagarto ibérico. Tranquilos, no es lagarto de verdad. Se le conoce lagarto ibérico a la parte de la carne del cerdo que se extrae de la parte entre las costillas y el lomo. No lo habíamos probado nunca, al menos con ese nombre; pero la verdad es que nos sorprendió bastante. Es una parte del cerdo muy tierna.

singlutenporfavor-dondelavuelta-cerdo

Lagarto ibérico

Fuimos bastantes amigos a comer. Algunos nos quedamos muy satisfechos, otros se quedaron con hambre. Aunque esto se habría arreglado con algún plato más. Personalmente, salí muy contento de Donde da la vuelta el viento. La comida estaba bien, y lo mejor era que conocía bien la enfermedad y no hubo ningún problema a la hora de pedir.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!