Visitando la isla de Creta

singlutenporfavor_creta_heraklion

Puerto de Heraklion

Platos típicos griegos en la isla del Rey Minos

 

Perdonad que tenga últimamente algo desactualizado el blog pero hay veces que por mucho que quieres contar no encuentras tiempo para ello. Hoy vengo con ganas de contaros mi última aventura en el extranjero. Todos los años a principios de junio se celebra el congreso europeo más importante en el ámbito de la farmacometría. El año pasado fue en Alicante y lo organizamos desde mi universidad. Pero este año tocaba en Creta.

Me hacía ilusión ir porque hacía casi un año que no salía del país. Sin embargo, antes de nada lo que tenía que hacer era informarme. Busqué por Internet, pregunté por Facebook y Twitter y poco pude encontrar. No fue mucho más lo que encontré en la página oficial de la asociación de celíacos de Grecia. Así que decidí escribirles un e-mail para informarme de si existía un listado con los restaurantes donde poder comer y algún establecimiento donde poder comprar.

Su respuesta fue que no existía ningún listado y que la mejor forma de encontrar comida sin gluten era a través de la farmacia más cercana a mi alojamiento. Pero que había que pedirlo con antelación. Me adjuntaron también un escrito en griego – sin traducción al inglés o español. Pero Google Translator me ayudó con eso. Venía a explicar qué era la celiaquía, qué podía comer y cómo debían prepararse los platos. Información útil pero escasa.

singlutenporfavor_creta_hersonissos2

Playa de Hersonissos

Así que la cosa no pintaba demasiado bien. Sin listado, pudiendo comprar únicamente productos especiales para celíacos a través de una farmacia, y únicamente pudiendo llevar una maleta de mano. Así que mi kit del celíaco iba a ser algo escaso – estaría allí de lunes a viernes. Nada más llegar a Hersonissos, la ciudad donde se celebraba el evento, fui directo al supermercado más cercano a ver si por suerte encontraba algo. Pero claro, no había tenido en cuenta que los ingredientes estarían en griego y no en otro idioma. Con ayuda de la dependienta pudimos encontrar al menos jamón york, queso y atún para que pudiera cenar algo. Se ofreció a reservarme pan para celíacos en la panadería para toda la semana. Pero el desayuno era la única comida de la que tenía «excedentes» en mi maleta.

El congreso empezaba martes por la tarde, y ellos me cubrían las comidas del miércoles, jueves y viernes y las cenas del martes y del jueves. Así que sólo tenía que preocuparme de la comida del martes y de la cena del miércoles. Había avisado a la organización que era celíaco y requería de una dieta libre de gluten. Y suponía que, al igual que otros años no habría problemas ni en las comidas ni en las pausas-café. Pero no podía estar más equivocado. No habían avisado a los diferentes caterings:

  • En la cena del martes no pude cenar nada
  • Para las comidas del miércoles y jueves el catering pudo prepararme algo
  • En las pausas-café no tuve nada para picar, tan solo café o zumo
  • Para la cena del miércoles tampoco sabían nada, menos mal que era básicamente carne a la parrilla

Como el martes por la mañana – y parte de la tarde – lo teníamos libre, me fui con unos amigos a ver Heraklion y a ver las ruinas de Knossos, famosas por el Minotauro. Para comer fuimos a la parte vieja y no turística de Hersonissos, ya que el dueño del hotel nos había recomendado comer en esa zona y la relación calidad-precio era bastante mejor.

singlutenporfavor_creta_knossos

Ruinas de Knossos

Después de mucho dudar, nos sentamos en un restaurante llamado Harakas, cuyo camarero – y dueño – parecía bastante simpático. Mientras trataba de convencernos para que comiéramos en su restaurante, le comenté que era celíaco. Me dijo que no había problema, que en su familia habían varios celíacos y conocían el tema.

Como no sabíamos muy bien qué pedir, había tantos platos griegos que probar, él nos propuso que nos sacaría 11 platos distintos – para los 5 que éramos – y que así probaríamos de todo un poco. De esos 11 yo podría comer 8, ya que los otros 3 llevaban harina de trigo.

Lo primero que nos trajo fue una ensalada griega, que llevaba tomate, lechuga, pepino, cebolla, olivas negras y queso feta. Y también un plato de tzatziki. Un plato griego y turco muy típico compuesto de salsa de yogur, pepino rallado, limón y ajo. Lo había probado en alguna ocasión pero nunca tan bueno como el que nos prepararon allí.

singlutenporfavor_creta_tzatziki

Tzatziki

singlutenporfavor_creta_ensalada

Ensalada griega

Luego llegaron una sucesión de platos como queso feta al horno con pimiento rojo y pimiento verde, cordero guisado con cebolla, albóndigas con salsa de tomate, de nuevo más cordero en salsa, y por último ternera al horno con queso feta, tomate y cebolla.

singlutenporfavor_creta_feta

Queso feta con pimientos

singlutenporfavor_creta_cordero-cebolla

Cordero guisado con cebolla

No hubo ningún plato que pasara desapercibido, todos estaban deliciosos. Para mi gusto, la sucesión de platos fue de mejor a peor – sin contar la ensalada y el tzatziki. Aunque mis compañeros no opinaban igual, así que el hambre debió influir también. Aún así, si tuviera que elegir un plato, me quedaba con el queso feta al horno con pimientos.

singlutenporfavor_creta_albondigas

Albóndigas con tomate

singlutenporfavor_creta_cordero2

Cordero con salsa

No pedimos postre, pues tanto plato nos había dejado más que satisfechos. Con el café nos pusieron raki. Una bebida muy típica de Grecia que podría compararse al orujo español. Toda esta comida nos costó 16€ por cabeza, y viendo la cantidad y calidad de los platos que nos pusieron, me parece más que razonable.

singlutenporfavor_creta_feta2

Ternera con feta gratinado con pimiento y cebolla

La organización fue un puro desastre con respecto al tema de la comida. Aun así, esto no impidió que pudiera disfrutar de una magnífica estancia en Creta.

Mi experiencia en la tierra de Minos ha sido buena; es cierto que no hay listado alguno, pero tanto en los supermercados como en los restaurantes a los que fui, han demostrado conocer la celiaquía y, con buena fe, tratar de ayudar.

Os animo a que me contéis vuestras experiencias por Grecia o cualquier otro país. Y si aún no te has atrevido a salir, ¿a qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!