Leggero

Un italiano libre de gluten

El pasado mes de febrero vinieron los padres de Nacho a visitarnos a Cambridge, y aprovechamos un día para ir a Londres, ya que está a tan solo 40 minutos en tren.

La última vez que sus padres estuvieron en Londres fue hace 31 años, así que fue muy emocionante para ellos volver a la ciudad después de tanto tiempo. Primero fuimos a Hyde Park, visitamos Trafalgar Square, Piccadilly Circus y acabamos paseando por el barrio del Soho. El hambre empezó a hacer mella, así que buscamos un sitio cercano donde poder comer y encontramos Leggero.

Es un italiano 100% sin gluten que elaboran la pasta y el pan artesanalmente. Además se definen como un restaurante «light» porque evitan la comida procesada para dejar paso a alimentos más saludables. Realmente sus recetas son muy originales, porque tiene platos que tanto por aspecto como por sabor no encontrarás en otros italianos más tradicionales.

Ese día el cuerpo pedía una cervecita. Peroni es una cerveza italiana con un sabor increíblemente suave y muy diferente. Pero estaba fresquita y la verdad que fue un gran acompañamiento para el festín que nos dimos.

Cerveza Peroni sin gluten

Empezamos con un par de entrantes. Pedimos una Selección de panes artesanales, que incluían Focaccia de romero, un pan de tomate estilo muffin y pan de calabaza, servido con mantequilla, alcachofas y sal del Himalaya. A Nacho le gustó más el de tomate y a Lucía el de calabaza… pero estaban todos espectaculares la verdad.

Selección de panes artensales

Como segundo entrante pedimos Albóndigas de cordero servido con una crema de calabaza y almendras. Estaban muy ricas, aunque solo sirven dos por ración por lo que tuvimos que pedir dos platos para poder comer los cuatro.

Albóndigas de cordero

De ahí pasamos a los segundos. Y Nacho estaba feliz porque pudo probarlos todos 🥳

Lucía se pidió unos Raviolis rosa rellenos de queso gorgonzola con topping de pistacho y salsa de remolacha y pesto de rúcula.

El color puede parecer extraño o poco apetecible, pero estaban buenísimos. Eso sí, empalagan un poco y cuesta acabar el plato.

Raviolis rosas rellenos de queso gorgonzola

Por su parte, Nacho pidió el especial de la semana. Un plato que está fuera de carta y que elaboraron especialmente durante dos semanas del mes de febrero. Son Gnocchi de patatas moradas servido con crema de alcachofas de Jerusalén, migajas de jamón de Parma, semillas de chia y queso parmesano en escamas.

Este plato tenía un sabor especial, un plato rico pero como en el caso anterior, termina empachando un poco. ¿Fue un acierto pedirlo? Sí porque tiene un sabor diferente. ¿Repetiría? No.

Gnocchi de patata morada

Los padres de Nacho pidieron dos platos algo más sencillos. No recordamos el nombre concreto del plato de su madre ni tampoco todos los ingredientes que llevaba, pero sí recordamos que es uno de los platos que más nos gustó. Eran una especie de rollos de calabacín rellenos. Muy ligero pero espectaculares.

Rollos de calabacín

Y por otro lado, el padre de Nacho se pidió unos Parpadelle de tomate con salsa boloñesa. Un plato algo más «típico» en un restaurante italiano pero cuyo sabor y la textura eran increíble.

Parpadelle de tomate con salsa boloñesa

Y para acabar… unos buenos postres. Pedimos tres para compartir – queríamos probar el máximo posible 😎 – así que nos decantamos por una Tarta de queso con sirope de fresa, un bizcocho de castañas y un tiramisú.
Todos I N C R E Í B L E S.

Tarta de queso con sirope de fresa
Bizcocho de castañas
Tiramisú

En resumen, deciros que nos encantó en sitio por varias razones:

  • Es un lugar seguro donde comer sin gluten. Están validados por la organización Coeliac UK.
  • Lo primero que preguntan los camareros a todos los comensales es si sufren alguna alergia o intolerancia. Están muy bien preparados para informarte de todo y en el menú, todos los alérgenos están perfectamente indicados en cada plato. De igual manera, si sigues una dieta vegetariana o vegana, tienes múltiples opciones entre las que elegir.
  • Toda la pasta y el pan son elaborados artesanalmente, y se nota. Por lo que no encontrarás este tipo de platos en ningún otro lado. Y si te ha gustado alguna pasta en concreta, que sepas que también la venden por raciones para que puedas hacerla en casa.
  • Son platos originales, creativos y hechos en base a recetas tradicionales italianas. Es posible que te choque el sabor de algunos de ellos y que incluso – como nos ha pasado a nosotros – te pueda llegar a empalagar, pero sin duda merece la pena probarlos porque es algo diferente y rico.

Así que esta es nuestra experiencia en Leggero. Sin duda es muy positiva y lo más probable es que volvamos en un futuro. Os lo recomendamos si visitáis Londres y os apetece comer algo distinto.

Por último comentaros que este restaurante se encuentra en el barrio del Soho y se puede hacer reservas. Pero además también tienen un puesto de street food en el icónico mercado de Camden Town.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!